08.04.2021

ALBERTO GRECO: ¡QUÉ GRANDE SOS! · Museo Moderno

La exposición Alberto Greco ¡Qué grande sos! es el resultado de una de las investigaciones más importantes que haya realizado el Museo Moderno.

Esta puesta en escena de la compleja producción del artista presentará al Greco rupturista que desestabilizó la escena del arte argentino de las décadas del 50 y 60, y que se constituyó como un artista clave del paso del arte moderno al arte contemporáneo en la escena internacional.

El Museo se propone exponer a Greco en movimiento e inaugurar una nueva manera de exhibir su producción. El mecanismo “exposición” deviene escenario; plataforma discursiva que incluirá tanto una selección ajustada de obras existentes, como material documental devenido documento vivo y producción ficcional (gestos, acciones) que buscarán dar visibilidad a la multiplicidad de recursos del sistema de producción de Greco. La utilización de diversos modos de representación curatorial y museográfica permitirá incorporar al espectador en la travesía del artista hacia el arte vivo. El objetivo es reponer una mirada sobre el artista que no privilegie exclusivamente su legado objetual (como lo han hecho las anteriores exposiciones de su producción), sino que también reconstruya sus acciones y vivo-ditos, además de aquellas instancias carentes de materialización visual.

Con diseño de exhibición de Daniela Thomas, Felipe Tassara e Iván Rosler, la exposición plantea un espacio fluido donde se entrecruzarán tres ejes conceptuales dentro de la obra de Greco. Un primer eje aborda aspectos vinculados con la inscripción del artista: la escritura tanto en su literatura como en piezas visuales; la firma y la marca del yo; la elección de lo real como arte en sus vivo-dito. Un segundo eje plantea a la idea de proceso como un desmarque de la pintura moderna hacia la acción; desde el ingreso del azar y lo contingente dentro de la práctica pictórica hasta la inclusión de personajes vivos en la tela. Finalmente, el tercer eje aborda el aspecto comunitario que es central en toda la cosmovisión de Greco: desde la comunidad que constituye lo espiritual, lo artístico entendido como un credo y lo social como material de pensamiento.

Asimismo, la exposición busca subrayar las relaciones de Alberto Greco con Buenos Aires, su ciudad. Si bien Alberto Greco vivió en Europa gran parte de su corta carrera, su lectura de los lenguajes contemporáneos estuvo en gran medida atravesada por la trama “criolla”. Relocalizar al artista en su ciudad y en el Museo de Arte Moderno (que desde finales de los 50 acompañó sus procesos) será una experiencia de reencuentro comunitario.